A qué dedican su tiempo los altos cargos institucionales de la Sanidad Española:
el FORO DE LAS PROFESIONES SANITARIAS

¿Se dedican a “pastelear” con la salud de los españoles?
¿Se dedican al intercambio de cromos?
¿Quién sale beneficiado y quién perjudicado?

Carta abierta A/A de:

Excmo. Sr. Ministro de Sanidad de Sanidad, Política Social e Igualdad y Excmo. Sr Ministro de Educación, Cultura y Deporte.
Excmo. Consejero de Sanidad y Excmo. Consejero de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid.

Sr. Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España.
Sr. Presidente del Sindicato de Enfermería SATSE.

Sr. Presidente de la Organización Médica Colegial.
Sr. Presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos.

(Y a la atención de todos aquellos a los que representan: ciudadanos españoles y residentes en España, enfermeros, médicos,…)

¿A qué dedican su tiempo? Tanto les lleva su empeño en destruir la Sanidad y la Educación Pública con sus Leyes, su irresponsabilidad, su ineficacia,…, con sus quintos Presupuestos Generales del Estado en una legislatura de cuatro años. ¿Por qué necesitan unos quintos presupuestos, o es que pretenden arreglar, con uno de propina, lo que no han hecho con los cuatro anteriores?

¿Cómo es posible que no dispongan del tiempo suficiente para resolver problemas enquistados en una profesión como la enfermera, cuando con voluntad, podría hacerse con unos pocos minutos? ¿Pretenden acabar con ella por inanición?

¿Piensan Vds, alguna vez en los intereses de la ciudadanía? o ¿en la salud pública en general de la población que vive en España?

Entre otros de los muchos problemas enquistados, como la prescripción enfermera, liderazgo y toma decisiones en los puestos de gestión y dirección, participación de la ciudadanía en cuestiones de gestión de su salud (Consejos de Salud…), procesos de selección y provisión de puestos de trabajo, plantillas y planificación de RR.HH, convalidaciones de títulos y transcripciones de normativa europea, recuperación de derechos tanto económicos como sociales de ciudadanos y trabajadores, etc., etc., etc. nos vamos a centrar en las Especialidades de Enfermería, cuestión esta que ya raya lo kafkiano, por la ineptitud de los gobiernos, de uno y otro signo.

Antecedentes:

La formación especializada en Ciencias de la Salud es una formación reglada y de carácter oficial. Esta formación en Enfermería tiene por objeto dotar a las enfermeras/os de los conocimientos, técnicas, habilidades y actitudes propios de la correspondiente especialidad, de forma simultánea a la progresiva asunción por el interesado de la responsabilidad inherente al ejercicio autónomo de la misma”. (Artículo 15. LOPS Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias)

Las tres vías de acceso a la titulación son o han sido: la vía EIR, la vía excepcional, y el cambio de titulación para los que obtuvieron el título en las antiguas especialidades en los años 70 – 80 y que tenían hasta agosto de 2014 para solicitar el cambio a la nueva titulación.

Con fecha 17 de Septiembre de 2015 ha sido publicada en el BOE, la convocatoria a la prueba correspondiente al acceso al título de Enfermero Especialista en Enfermería Pediátrica. Así pues, las fechas de celebración de dicha prueba han sido establecidas el sábado, 24 de octubre de 2015, el domingo 25 de octubre de 2015, y el domingo 22 de noviembre de 2015.

El apartado 4 de la disposición transitoria segunda del Real Decreto 450/2005 establece que el plazo de presentación de solicitudes para la obtención del título de enfermero especialista por la vía excepcional finalizará, para cada especialidad, a los seis meses de la publicación en el “Boletín Oficial del Estado” de la convocatoria de la prueba anual de carácter estatal en la que, por primera vez, se oferten plazas de formación en la especialidad correspondiente. El 22 de septiembre de 2010 tuvo lugar la primera oferta de plazas de formación en la especialidad de Enfermería Pediátrica. Por este motivo, el plazo de presentación de solicitudes para acceder al título de especialista en Enfermería Pediátrica se fijó hasta el 22 de marzo de 2011.

Según la Disposición transitoria segunda sobre el acceso excepcional al título de Especialista del Real Decreto 450/2005:

1. No obstante lo establecido en el artículo 1.2, podrán acceder a un único título de Enfermero, o de Ayudante Técnico-Sanitario, Especialista de las especialidades incluidas en el artículo 2 los correspondientes titulados que acrediten el ejercicio profesional y superen una prueba de evaluación de la competencia, en los términos y por el procedimiento previstos en los apartados siguientes.

2. Los aspirantes deberán encontrarse en una de las siguientes situaciones:
a) Haber ejercido como enfermero las actividades propias de la especialidad que se solicite durante un período mínimo de cuatro años.
b) Haber ejercido como enfermero las actividades propias de la especialidad que se solicite durante un período mínimo de dos años, siempre que, además, se acredite la adquisición de una formación continuada acreditada según lo previsto en la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de al menos 40 créditos en el campo de la respectiva especialidad. Dicha formación complementaria podrá realizarse durante el plazo de presentación de solicitudes establecido en el apartado 4 de esta disposición transitoria”

Es por tanto, un hecho a señalar que la presentación de solicitudes para acceder a la vía excepcional al título de Especialista en Enfermería Pediátrica se fijó hasta el 22 de marzo de 2011, siendo establecida la fecha de la prueba objetiva, en octubre y noviembre de 2015, es decir, más de 4 años después. La excesiva demora en la convocatoria de la prueba objetiva, ha hecho que, en la práctica, esta vía excepcional pueda atentar contra los principios de igualdad y equidad para el acceso a dicha especialidad de Enfermería Pediátrica para muchos Diplomados y Graduados en Enfermería.

Además, en la relación provisional de excluidos a la prueba objetiva para la obtención del título de Enfermero Especialista en Enfermería Pediátrica no aparece el motivo de exclusión lo que dificulta el recurso por parte de los afectados

Es evidente que el tiempo transcurrido desde el Real Decreto 450/2005, sobre especialidades y/o desde la publicación de las bases de la convocatoria de la prueba objetiva (el 29 de julio de 2009 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Resolución de 17 de julio de 2009, de la Secretaría General de Universidades por la que se establecían las bases de la convocatoria de la prueba objetiva), ha sido demasiado extenso y queda ya muy lejano.

El caso es que el 22 de septiembre de 2010 tuvo lugar la primera oferta de plazas de formación en la especialidad de Enfermería Pediátrica, motivo por el cual el plazo de presentación de solicitudes para acceder al título de especialista en Enfermería Pediátrica se fijó hasta el 22 de marzo de 2011, y que todos los plazos se han cumplido y la norma también.

Situación similar ha ocurrido u ocurrirá con otras especialidades de enfermería:
• Enfermería Familiar y Comunitaria.
• Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos
• Enfermería Geriátrica.

Para saber más:

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE ESPECIALIDADES DE ENFERMERÍA

http://www.enfermeriademurcia.org/attachments/article/386/ESPECIALIDADESDEENFERMERIA%20preguntas%20mas%20frecuentes%20deshabilitado%20imprimir.pdf

CONCESIÓN DEL TÍTULO DE ENFERMERO ESPECIALISTA POR VÍA EXCEPCIONAL
http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/catalogo-servicios/gestion-titulos/estudios-universitarios/titulos-espanoles/ciencias-salud/concesion-titulo-via-excepcional-enfermeros.html

SITUACIÓN ACTUAL DE LAS ESPECIALIDADES DE ENFERMERÍA
http://planeir.blogspot.com.es/2014/10/situacion-actual-de-las-especialidades.html

En la práctica, estamos hablando, en todo momento, de un proceso excepcional para todos aquellos que no pudieron obtener la especialidad por no estar creada o convocada en tiempo y forma adecuada, a pesar de que debía haberse hecho con muchísima antelación. Es decir, enfermeros que no tienen especialidad, no porque hubieran elegido libremente no hacerla, sino por imposibilidad de hacerla.

La finalidad de la vía excepcional es la de “compensar” a los enfermeros a los que se les ha hurtado la posibilidad de especializarse desde hace mucho, y durante mucho tiempo. Hay que resaltar que no se les “compensa” de forma gratuita, sino cumpliendo unos requisitos que marca la normativa y superando el correspondiente examen. Lo único que se estarían “ahorrando”, es la duración del EIR.

Las últimas promociones de enfermería, han tenido o tienen, desde el minuto uno, la posibilidad de obtener la especialidad por la vía “normal”, que es la del EIR, pero dado el desarrollo de implantación de la vía EIR y las, a todos luces, escasísimas ofertas de plazas, se podría estar produciendo un agravio comparativo entre los “antiguos” enfermeros y las nuevas promociones de enfermería que no tienen derecho, con la normativa actual, a acogerse a la vía excepcional(aún entendiendo que no se atente contra los principios de igualdad y equidad para el acceso a dicha especialidad, ni a ninguna otra).

Con sus lógicas diferencias, se trata del mismo caso que el de la Carrera Profesional. Ahí también hubo que hacer una vía excepcional para “compensar” a todo aquél que, si todo se hubiera hecho a su debido tiempo, hubiese tenido que disfrutar de la misma, bastantes años antes, frente a quien, desde el minuto uno está haciendo méritos para llegar a los distintos niveles y cobrarla, máxime, si como todo indica, y con todo derecho y merecimiento,también la cobrarán los interinos. Por lo tanto, nada más lejos de la realidad pensar, como así argumentan algunos, que se haya “regalado” la carrera a nadie, cuando en realidad se la han “escamoteado”, durante muchos años.

A continuación, se puede ver un resumen de cómo se llegó a la actual carrera profesional de Madrid.

En el 1987 empieza a hablarse de carrera profesional en España. Desde hace más de una década se ha intentado traducir el concepto de carrera profesional en normas reguladoras que lo hicieran realidad. A partir de 1995 y, sobre todo, a comienzos del presente siglo, algunas de ellas se concretan, publican y aplican en ámbitos de características diversas: centros hospitalarios (Hospital Gregorio Marañón de Madrid y Hospital Clínico de Barcelona 1995), servicios autonómicos de salud (Navarra 1999) y redes asistenciales (Instituto Catalán de la Salud, Red Catalana de Hospitales Concertados, Instituto Municipal de Asistencia Sanitaria de Barcelona). En 2002 y 2003, el Ministerio de Sanidad impulsó la publicación de las tres leyes fundamentales de ámbito estatal para el desarrollo de la carrera profesional: Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud (LCC), Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) y Ley de Estatuto Marco (LEM), que pondrían cierto orden y directrices a seguir en los próximos años.

Para el desarrollo del modelo de carrera profesional de la Comunidad de Madrid, se ha tenido presente lo establecido tanto en la Ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, como en la Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias y el Estatuto Marco Ley 55/2003.

A la fecha de aprobación de la carrera profesional se reconoció, con carácter excepcional y por una sola vez, al personal que en ese momento estaba dentro del ámbito de aplicación del acuerdo, el nivel correspondiente a la antigüedad reconocida.

Una vez puestos en antecedentes sobre la Carrera Profesional ¿tendría sentido reabrir la vía excepcional para los profesionales que se hubieran incorporado al mercado laboral con posterioridad a la aprobación de la carrera profesional? ¿Y para las Especialidades?

Tampoco se puede argumentar que no se disponga de tiempo suficiente para prepararse el examen, pues precisamente es todo lo contrario, ha habido tiempo sobrado, todo el transcurrido desde que se supo el temario hasta la fecha fijada para el examen, es decir, algunos años.

Así mismo, tampoco cabe, a nuestro modo de ver, argumentar que pueda haber lucro por parte de quien pueda dedicarse a preparar este tipo de pruebas, ya que esta preparación no es obligatoria, y cada cual la puede realizar a su manera, por su cuenta o con la ayuda de terceros, como ocurre con cualquier examen u oposición.

Como se puede ver, en enfermería, al ser una profesión aún joven (aunque afortunadamente, cada vez lo es menos), la mayoría de las veces, para analizar un tema no basta con un análisis puntual de los hechos, sino que hay que retrotraerse casi siempre a tiempos pretéritos, enlazarlos con los actuales y (convendría) rematar la faena haciendo una proyección de futuro, sin perder en ningún momento el horizonte al que queremos llegar. Solo así conseguiremos alcanzar las mejores metas, cumpliendo la mayor parte de los objetivos que nos hayamos marcado como profesión, anteponiendo éstos sobre los intereses, legítimos todos, de cada enfermero como profesional y persona individual.

Siempre la profesión antes que el profesional, aunque sin descuidar a éste.

¿Y por qué esto es así? La respuesta puede ser larga: profesión joven, ineptitud de los representantes enfermeros, oposición de los poderes fácticos, poca implicación enfermera en la política y por ende en los órganos de poder,…
La realidad es que la profesión adolece del dinamismo que muchos desearíamos y la excesiva lentitud en temas troncales (especialidades, prescripción enfermera, gestión y dirección, investigación,…) exaspera, cada vez más, a muchos profesionales, por lo que bien podemos asegurar, sin duda a equivocarnos, que la necesidad de estos análisis temporales en estos trascendentes temas vienen motivados por la extrema lentitud con la que nos solemos mover. Y esto crea molestias y agravios, cuando no injusticias.

A veces, querer alcanzar la perfección desde el primer momento, trae consigo no “arrancar” la marcha y convendría una pizca de riesgo a la hora de elegir un camino que nos lleve a nuestro destino, en la certeza como es bien sabido que “todos los caminos llevan a Roma”, pero para ello hay que empezar por salir a andar.

Tras esta exposición argumental, entendemos que no hay motivos de suficiente envergadura como para interponer un recurso de alzada, aunque si pueda haber agravio. Dicho esto, a título individual y en defensa de sus intereses, quien lo estime oportuno podrá tomar las medidas judiciales o no, que estime más convenientes. Esto no es óbice para que elevemos nuestra más enérgica queja y protesta ante la ineptitud de todos los representantes con voz, voto y poder de decisión en cuestiones sanitarias, por no querer resolver los temas que preocupan a la enfermería y que siempre, de una manera u otra, repercuten y retrasan una Sanidad de calidad y por ende en la salud de todos los españoles.

Si bien, en el entendimiento de que las organizaciones serias, y que pretendan que así sean consideradas, no han de abusar de los recursos de alzada, y sus posteriores recursos contenciosos-administrativos si no es por causas justificadas, pues en caso contrario perderían credibilidad(si es que ya no la han perdido) ante la Administración, ante los jueces y ante el afiliado y no afiliado, no es menos cierto que no se las pueda criticar imputándoles toda la responsabilidad por mantener enquistados problemas de gran importancia y envergadura durante tantísimo tiempo. Resulta del todo inadmisible a la vez que frustrante, por no poder hacerles pagar, como así se merecerían, su gran ineptitud e irresponsabilidad.

Para finalizar, hay que apuntar, que la situación descrita en relación a las especialidades de enfermería, no es asunto nuevo para las Administraciones, pues guarda gran similitud con el colectivo médico, en los que muchos compañeros, tampoco tienen su especialidad reconocida. Hablamos de los MESTOS y FESTOS. Siguen sin especialidad y trabajando sin la correspondiente titulación, y eso que en estos casos, están implantadas TODAS las especialidades médicas existiendo para ellos la vía MIR, desde hace muchos años, y que aún no han conseguido resolver su situación.

Por eso, entendemos que pretender resolver nuestro “reciente” problema de acceso a la especialidad por la vía excepcional y recurriendo judicialmente, representa una temeridad y sobre todo, levantaría falsas expectativas y esperanzas, cuando no un engaño.

La solución, por lo tanto, bien podría ser conjunta y exigir el mismo tratamiento, en ambos casos

Desde AME, a los afectados les recomendaríamos constituir (sino ahora, sí cuando por fin esté finalizado todo el proceso de implantación de todas especialidades en enfermería) una asociación de enfermeros sinespecialidad, al estilo de la “Asociación de Médicos y Farmacéuticos especialistas sin título oficial (MESTO-FESTO)” y trabajar conjuntamente con ellos.

Blog mestos.es | Asociación de Médicos y Farmacéuticos especialistas sin título oficial (MESTO-FESTO) – http://www.mestos.es/blog/

Blog mestos.es – http://www.mestos.es/blog/?tag=mesto

Comenzábamos este escrito preguntándonos a qué dedicaban su tiempo “nuestros jefes y representantes”, muchas veces muy a pesar nuestro.

A raíz de los Pactos de la Moncloa firmados en 2013, para los integrantes del FORO DE LAS PROFESIONES SANITARIAS (en el que, junto al Gobierno, por el momento, están presentes colegios profesionales, sindicatos y estudiantes representados por el Foro de la Profesión Médica y la Mesa Estatal de la Enfermería; y a los que próximamente, también se sumarán representantes de las comunidades autónomas) muchos de los temas “troncales” no son asuntos que estén desligados entre sí, ni mucho menos.

Son cromos que se han de repartir entre ellos. Y mucho nos tememos que ya lo hayan hecho, y que todo el tira y afloja, con profusas presencias en los medios de comunicación y amenazas de movilizaciones, de estas últimas semanas de legislatura que enturbian el sector y las buenas relaciones entre compañeros de todos los estamentos en los centros de trabajo, sean puro paripé y esté ya todo más que pasteleado y cocinado.

Un paripé y una estrategia para justificar cada uno ante los suyos las concesiones que harán a las otras partes.

Nos referimos por un lado, a la MESA ESTATAL DE LA ENFERMERÍA (integrada por Consejo General de Enfermería y el Sindicato SATSE) y, por otro, al FORO DE LA PROFESIÓN MEDICA (FPME) integrado por la Organización Médica Colegial (OMC), Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Consejo Nacional de Especialidades Ciencias de la Salud, Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina y Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM).

Unos cederán la prescripción enfermera (el chocolate del loro) y otros el liderazgo en la gestión y puestos directivos (que no es cosa baladí).

Es decir, empate a uno. Desigual, pero empate.

Mientras, el Gobierno se sabe seguro ganador, pues nada pierde con que cada una de las partes se lleve su parte del botín.
Se quita los quebraderos de cabeza que les dan cada uno de los integrantes del Foro de las Profesiones Sanitarias, y se lleva, de rondó, lo que realmente importa y le interesa, las UNIDADES DE GESTIÓN CLÍNICA (UGC), que según la ideología con que se administren podrían conllevar riesgo de privatización.

Otra cuña más, una muesca más al SNS.

Joaquín Villena García
AME – Asociación Madrileña de Enfermería de Madrid

Anuncios