Ante el incompresible e inadmisible silencio del Consejo General de Enfermería,  valedor de la dignidad enfermera nacional y frente a la inaceptable declaración de la Asamblea General del Consejo de Colegios de Médicos, la cual alude al riesgo para la salud pública y pone en alerta a la población sobre el futuro Real Decreto por el que se regulará la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, nos vemos en la obligación desde la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) de rechazar tales afirmaciones, solicitando a la OMC (Organización Médica Colegial) respeto y fundamento en sus declaraciones.  

No  parece serio, que se ponga en duda la competencia de unos profesionales que están catalogados de los mejores en Europa por su alta preparación académica y praxis en  cuidados de enfermeria. Competencia contrastada con el apoyo ciudadano en lo que respecta a las encuestas de satisfacción y calidad.

Sin querer entrar a valorar en todo, el contenido del ultimo Borrador del Real Decreto, nos parece positivo que se intente solventar la situación de  alegalidad  en la que nos encontramos parte de los 250.000 enfermeros y enfermeras españoles en el desempeño de nuestras funciones diarias.

Somos profesionales titulados, colegiados con plena autonomía e independencia científico-técnica. Nos regimos únicamente por el beneficio de los ciudadanos en lo que se refiere a su salud o proceso de enfermedad. 

Desempeñamos nuestros trabajo en equipos profesionales multidisplinares y servicios sociosanitarios tanto públicos como privados con excelente profesionalidad y respeto mutuo.

Volvemos a pedir Seriedad y Responsabilidad a la OMC para que no aliente ningún infundado y falso miedo ante la sociedad.

  

Anuncios