A finales de abril de este año, al personal de urgencias e intensivos del Hospital de La Paz les es comunicado de forma verbal por parte de la Subdirección de enfermería que son el personal encargado de atender todo aquel caso de sospecha de Ébola o caso confirmado por Virus Ébola, asegurándoles que serían adecuadamente formados. La prueba de la deficiente formación que recibieron se puede ver en este vídeo que ha sido difundido en prensa.

http://www.elmundo.es/salud/2014/10/14/543c33d922601d31498b457d.html

Además de comunicar a superiores y más tarde, al juzgado, fiscalía e Inspección de Trabajo que el Hospital de La Paz no era el más indicado para ser el centro de alertas por virus Ebola, por ser un hospital difícilmente cuarentenable y no disponer de instalaciones adecuadas, el personal exigía la difusión de los protocolos específicos del Hospital La Paz entre el personal que podía verse afectado, incluido técnicos de Rx, celadores y personal de la limpieza, y por supuesto, el personal de enfermería que iba a estar directamente implicado.

Ante la llegada del primer misionero afectado por Virus Ébola, se decide que sería ingresado en el Hospital Carlos III. Se volvió a advertir que el personal debía conocer los protocolos que se habían hecho en el Hospital de La Paz, petición que nuevamente no obtuvo respuesta. El personal de intensivos de La Paz acudía a cuidar del paciente, desconociendo dichos protocolos y con una formación que consistió en unos talleres que volvían a ser insuficientes como formación.

En septiembre llega el segundo misionero afectado por Virus Ébola , se vuelven a repetir los talleres puesto que mucho personal en agosto estaba de vacaciones y no había podido recibirlos. El personal sigue sin conocer los protocolos.

Una vez ya contagiada la Técnico en Cuidados de Enfermería Teresa Romero, se autoriza a la difusión de la versión VII entre el personal de enfermería (que tiene fecha 14 de agosto, recién fallecido el misionero Miguel Pajares). A día de hoy las seis versiones anteriores de los protocolos de La Paz siguen siendo un misterio excepto para los que los realizaron.

Y entonces se ve claramente el porqué de la negativa a difundirlos. En la versión VII, está incluido el protocolo de cómo ponerse y quitarse el traje tal y como se difundió entre los trabajadores en agosto, cómo se debe hacer una extracción de sangre y cómo realizar una punción arterial, técnicas sobradamente conocidas por cualquier enfermera al acabar la carrera, pero no informa nada de los cuidados específicos que hay que tener al ser un paciente de Ébola al que se le realiza la extracción de sangre o la punción. Por supuesto no habla nada del tiempo máximo que se puede permanecer con el traje, la necesidad de trajes de nivel 4 de seguridad, ni autoventilados, nada de los cuidados específicos cuando un paciente va a recibir cuidados críticos, cuidados especiales a la hora de realizar una radiografía, frecuencia de limpieza de superficies (por ejemplo, la esclusa), ni los cuidados post-mortem siendo estos extremadamente importantes a la hora de evitar el contagio ya que es el momento en el que más carga viral existe (según los expertos)

ES IMPOSIBLE CUMPLIR O INCUMPLIR LOS PROTOCOLOS CUANDO SE DESCONOCEN, ESTÁN ESCONDIDOS EN UN CAJÓN Y SON CLARAMENTE INSUFICIENTES.

Gracias al gran nivel profesional de nuestros compañeros y a su sentido común, probablemente no ha habido más contagios entre el personal sanitario que, no se nos olvide, somos una barrera de seguridad para la población que se debe proteger al máximo, precisamente en beneficio de toda la sociedad. En unas declaraciones, el Presidente Rajoy resta importancia a proteger a los profesionales sanitarios, señal de que aún no ha entendido nada de esta crisis.

http://www.elmundo.es/espana/2014/10/17/54416dc3e2704e22038b459d.html

TERESA ESTÁ MEJORANDO, VAMOS TERESA!!!!

IMG_3659.JPG

Anuncios