Mariano Aragón

Quería contaros que el CODEM me ha demandado porque debía 4 cuotas, 215 €. Llevo varios años escribiéndoles, manifestando mi desacuerdo con muchas cosas, pero no ha servido de nada. Entonces decidí dejar de pagarles. Y fueron judicialmente contra mí.

Me imagino que quieren colegiados sumisos… No han demandado a muchas compañeras que conozco y que simplemente dejaron de pagar las cuotas hace varios años.

Dada mi situación de indefensión como simple colegiado, finalmente he optado por pagar en dos plazos…

Os transcribo parte de las ALEGACIONES que presenté en el Juzgado:

1) Sí, efectivamente, tengo la obligación de sostener el Colegio profesional con mis cuotas. Pero, a cambio deben cumplirse un mínimo de contraprestaciones y transparencia, así como facilitar la participación activa de los colegiados en la gestión. Es lamentable que haya que recordar que sin colegiados no existiría el Colegio, y que éste está al servicio de sus miembros.

Sé que este Juzgado no va a resolver sobre ello, ya que no es su función. Pero, ruego que se me permita exponer lo siguiente:

2) ¿Y las obligaciones del Colegio dónde están? ¿Está exento de cumplirlas?

3) En cualquier institución, las mejores medidas para prevenir la corrupción y las malas prácticas son:

– Democracia interna
– Transparencia en la gestión y cuentas claras
– Limitación de tiempo para los cargos

En el Colegio de enfermería de Madrid no se llevan a cabo ninguna de estas medidas, ya que actúa para los colegiados pero sin la participación activa de ellos; más bien lo que hace es limitarla y obstaculizarla.

Muchos colegiados deseamos que el Colegio se dote de una política de funcionamiento transparente acorde con los mínimos estándares nacionales e internacionales.

4) El Colegio realiza modificaciones de los estatutos, y aprueba memorias y presupuestos cada año con el voto de una inmensa minoría. En la última Junta General (que según los estatutos es el órgano soberano de gobierno del Colegio) participaron unas 150 personas de un total aprox. de 38.500 colegiados inscritos No existe la opción del voto telemático, o la posibilidad de votar en varios centros de trabajo, como en otros Colegios; el voto por correo es complicado y muchos desisten. Las cuentas anuales no se presentan a los colegiados hasta el mismo día de la Junta General. Si un colegiado las solicita previamente, tiene que acudir físicamente al Colegio a pedirlas, y se facilitan sólo 72 horas antes de la Junta.

Hace tiempo se concedió el derecho al voto a los colegiados jubilados. No tienen que pagar las cuotas, pero el colegio se asegura su voto. ¿Cómo? Tras la Junta General, son invitados a una “comida de hermandad” gratis total.

Otra forma de garantizar su apoyo son los viajes y otras actividades gratuitas para ellos. Se paga a cargo de los presupuestos, es decir, lo pagan los colegiados activos. Y lo digo con todo mi respeto para los colegiados jubilados. Pero así no se construye el presente ni el futuro de la profesión enfermera. También tienen asegurados los votos de los liberados pertenecientes al sindicato que sostiene a la Junta de gobierno.

5) Todo lo expuesto, y otras muchas acciones por parte de la Junta de gobierno del Colegio, que favorecen a sus intereses particulares y organizaciones afines, tienen una calificación inequívoca: nepotismo.La ética ha quedado escondida en algún lugar de la institución.

6) Muchos colegiados hemos presentado escritos, sugerencias y reclamaciones individuales y en grupo; pero la respuesta ha sido el silencio o la autojustificación. En última instancia, la comisión de recursos contestó que se puede presentar un recurso en los Tribunales. Pues bien, recientemente los Tribunales han admitido a trámite un recurso contencioso-administrativo sobre la gestión del Colegio de enfermería.

7) Son los ciudadanos con sus iniciativas, y los tribunales -con sus sentencias- quienes están consiguiendo de manera inexorable la limpieza y regeneración democrática de las instituciones.

IMG_4791-0.JPG

Anuncios