AME se suscribe las palabras de Joaquin Villena García, enfermero y asociado. Con su peculiaridad y toque personal, siempre auténtico y veraz.

El pasado día 20 de junio de 2014 el Tribunal Supremo daba a conocer su sentencia en la que determina la inadmisión del recurso de casación interpuesto por el Colegio de Enfermería de Madrid y el Consejo General de Colegios de Enfermería de España, que se oponía a las tesis de varias organizaciones médicas -y un sindicato-, que no estaban conformes con que cualquier “profesional” sanitario pudiese ser Director de un Centro de Salud, tal como recoge el Decreto 52/2010 por el que se establece las estructuras básicas sanitarias y directivas de atención primaria del área única de Madrid, que en su artículo 9, dice así:

“Al frente de cada centro de salud habrá un Director. El puesto de Director del centro de salud se proveerá mediante convocatoria pública entre profesionales sanitarios…”

Así mismo y con anterioridad a esta sentencia, el pasado mes de mayo, la Gerencia de Atención Primaria, cesaba a cuatro Directores, médicos todos, en lo que todo el mundo – a saber, la mayoría de organizaciones sindicales (Amyts, Csit, AME, Afem), plataformas (entre ellas la Plataforma de Centros de Salud), partidos políticos (PSOE, IU, UPyD), AAVV, Patusalud, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MDSAP)-Marea Blanca, etc.- entendían como represalia política a su decidido y valiente apoyo en contra de las medidas privatizadores de 27 centros de salud y 6 hospitales madrileños.

AME, desde un primer momento, se ha sentido coprotagonista de esta lucha; una lucha desigual sí, pero fructífera también – al menos por el momento- y se siente muy orgullosa por ello. Ha sabido apoyar, en todo momento y desde el principio (fue de las primeras en hacerlo) sin fisuras, a quienes tan importante labor han desarrollado para alcanzar tan transcendental, como para algunos, “inesperado” logro, sobre todo para el Gobierno de la Comunidad y empresas afines.

Sí, la Sanidad Pública y la Sociedad Madrileña están en deuda con ellos, y justo es reconocérselo.

Y alguna crítica ha recibido AME por ello, una organización con un año de vida, poco más o menos. Pero en mi opinión AME, ha hecho lo que otros deberían haber hecho. Claro, que bien visto -y a las pruebas me remito-, mejor que ni se muevan, que ni piensen siquiera en nombre de la enfermería, porque cuando lo hacen, nada bueno sucede.

¿Dónde estaban, el CODEM (Ilustrísimo Colegio Oficial de Enfermería de Madrid) y el CGE (Consejo General de Enfermería), es decir, la gerontocracia que dice representarnos, y que no nos supieron defender, a tiempo, de los ataques del ICOMEM colegio de médicos de Madrid), de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SOMAMFYC), de la Asociación Madrileña de Pediatría de AP (AMPAP) y de la UGT (esta última no se sabe a cuenta de qué, aunque parece que por considerar el Área Única inconstitucional, de modo que con este argumento, que bien se podía haber defendido en otra causa al efecto, se arriesgaron a que le dándole la razón –cosa que no ha ocurrido- anulasen la totalidad del Decreto y por ende la figura del Director de Centro de Salud para cualquier profesional sanitario, haciendo el caldo gordo a las sociedades médicas)?

¡Que se jubilen ya, Dios Santo! y que dejen paso a otros, con nuevas ideas, nuevas formas, otra democracia (cualquiera sería válida, pues actualmente, simplemente no existe) y nuevos aires. NO SIRVEN a la enfermería, ni tampoco a la sociedad, sino que SE SIRVEN DE ELLAS.

¡Menudo papelón del CODEM y del CGE y eso que contaban con el apoyo de la Administración cosa no muy habitual (al menos así es de suponer, ya que suyo es el Decreto 52/2010).

Culpar a otros (las sociedades médicas), no es ni más ni menos que desviar la atención, echar balones fuera y eludir su responsabilidad; cuando lo mínimo, que podrían hacer, es, en primer lugar, reconocer el mayúsculo error cometido y el ridículo que ha supuesto. Acto seguido, DIMITIR y LARGARSE lo más lejos posible, donde ningún enfermero español, en general, y madrileño en particular, les pueda ver; o sea, más escondidos, si cabe, de lo que ya están.

Ya digo, al menos, que tengan la valentía de dar la cara y no nos avergüencen más de lo que ya estamos, desde hace ya tantísimo tiempo. Pero eso sí, antes de dejar los cargos y las sillas (que no son suyas, aunque ellos así lo crean) que paguen las costas de su bolsillo y penalicen al máximo (y también al Máximo) al bufete o bufetes y sus abogados, que tan pésimamente nos han defendido a toda una profesión.

Ahora, y después de esta amplia introducción, veamos los detalles y veamos también si no tengo suficientes razones.

La sentencia del Supremo dice así (copio textualmente):

FUNDAMENTOS DE DERECHO

TERCERO.- La panorámica de los motivos de casación y de oposición esgrimidos por recurrentes y recurridas determina que abordemos, de modo preferente, las cuestiones de índole formal que se aducen en el escrito de interposición por el Colegio de Diplomados de Enfermería de la Comunidad de Madrid, y en el de oposición por la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria y Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria.
…/…

Ello determina que el recurso de casación del Consejo General de Colegios de Enfermería de España sea extemporáneo, que no concurra legitimación y, además, que no se aportaran ni los Estatutos ni el correspondiente acuerdo corporativo.

CUARTO.-…/
“No fueron parte procesal porque el recurso contencioso administrativo se sustanció sin su presencia en el proceso. Esto es un hecho. Las ahora recurrentes –Colegio de Diplomados en Enfermería de la Comunidad de Madrid y Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España– no se personaron en el recurso contencioso-administrativo hasta después de dictada la sentencia que ahora se impugna,…”

QUINTO.-…/…
“Además, no consideramos que se haya incurrido en indefensión material si tenemos en cuenta que no resulta verosímil que las ahora recurrentes no conocieran que el Decreto 52/2010, de 19 de julio, por el que se establecen las estructuras básicas sanitarias y directivas de Atención Primaria del Área Única de Salud de la Comunidad de Madrid, había sido impugnado ante el Sala de nuestro orden jurisdiccional del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Y no resulta creíble tal desconocimiento atendido el objeto de dicho Decreto y la defensa de los intereses profesionales de las recurrentes. Si advertimos, además, que en el procedimiento de elaboración de dicha disposición general se confirió, según consta al folio 85 del expediente administrativo, trámite de audiencia a diversas entidades (Federación de Municipios de Madrid, Colegio Oficial de Médicos, Colegio Oficial de Farmacéuticos, Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas y otros), entre las que se encuentra una de las recurrentes: el Colegio Oficial de Diplomados de Enfermería de Madrid.”

SÉPTIMO.- En consecuencia, procede estimar la causa de inadmisión formulada por la representación de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria y Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria, porque no procedía preparación de recurso de casación, pues no ostentaban la cualidad de partes procesales en el recurso contencioso administrativo, ni debían haber sido emplazadas personalmente.

OCTAVO.- La inadmisión del recurso comporta la imposición de costas a la parte recurrente,…

FALLAMOS

“Que se inadmite el recurso de casación interpuesto por la representación procesal del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España, y por el Colegio de Diplomados de Enfermería de la Comunidad de Madrid, contra la Sentencia de 8 de noviembre de 2011, dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo (Sección Octava) del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en recurso contencioso-administrativo no 826/2010. Con imposición de costas en los términos fijados en el último fundamento.”

https://www.dropbox.com/s/1k6tof751dwal1x/SENTENCIA%20TRIBUNAL%20SUPREMO%20SoMaMFYC%20%20AMPap%20%281%29.pdf

¿Hay razones o no hay razones?

Más bien, sobradas, diría yo, pues NO CABE MAYOR INEPTITUD, EN UN SÓLO ACTO.

En tiempo de Julio César, hubieran ido directamente a los leones.

Así, que ya pueden coger la puerta y dejar paso a otros que, a buen seguro, lo harán mucho mejor, dado que el listón de la tontuna, está ahora, bien alto.
Y cuando se vayan, si quieren y se atreven, que vuelvan la vista atrás y vean el solar que dejan, a ver si así se van bien salados (cual mujer de Lot que se convirtió en estatua de sal al darse la vuelta), aunque no lo sean.

Para más Inri, hoy 23 de junio, la página web del CODEM, publica una información sobre el asunto que aquí debatimos y del que extraigo textualmente el antetítulo y su parte final:

“La sentencia del Tribunal Supremo deja abierta una vía para la defensa de los intereses del colectivo de Enfermería con respecto a la elección del puesto de director de Centro, la cual deberá efectuarse por la vía de impugnación de cuantos actos se deriven de la ejecutividad de la resolución impugnada.”

…/…

Motivo por el que inadmite el recurso en cuestión pero sí abre una puerta a la impugnación de actos concretos que se deduce del contenido de los Fundamentos de Derecho de la Sentencia, al determinar:

“Todo ello sin perjuicio de la impugnación que mediante un recurso indirecto pueda formularse contra los actos que son de aplicación de una norma que se considere no conforme a Derecho”.

Esto significa que queda abierta una vía para la defensa de los intereses del colectivo de Enfermería en esta materia, la cual deberá efectuarse por la vía de impugnación de cuantos actos se deriven de la ejecutividad de la resolución impugnada, que tendrán causa en alguna de estas circunstancias:

Denegación de la solicitud del puesto de director de Centro
• Destitución del puesto de director de Centro
• Silencio administrativo o falta de contestación a la solicitud del puesto de director de Centro.

La impugnación de estas resoluciones vendrá dada por la impugnación directa de las mismas, previamente en vía administrativa con los recursos correspondientes y posteriormente en su caso en vía judicial, por lo que las posibilidades para alcanzar los objetivos de la Profesión aún siguen vivas.

El departamento de Asesoría Jurídica de este Colegio queda a disposición de las personas que puedan verse afectadas por las circunstancias expuestas en el presente comunicado.

http://www.codem.es/Canales/Ficha.aspx?IdMenu=8babeabd-7261-4fab-9bf1-7858b1ebbfb9&Cod=cdccf136-0163-4909-a904-18c9d0dad2d8

¡Pues mira, no!

De ser afectado, una cosa sí que tengo clara: que nunca, nunca, nunca recurriría al Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, ni al Consejo General de Enfermería. ¿Estamos locos, o qué?

Me gastaría los cuartos, me rascaría los bolsillos, y me buscaría un buen abogado particular. Y a pesar del error garrafal cometido y del espantoso ridículo realizado, alguna posibilidad podría tener.

Volviendo al tiempo de los romanos; según la histórica definición de justicia “Dad al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”, propuesta por Aristóteles (384-322 AC), filósofo griego, que decía, palabras más, palabras menos: “darle a cada uno lo que le corresponde”. Hoy esta expresión indica que deben distinguirse adecuadamente elementos de distinta naturaleza y, en su uso más frecuente, que deben discriminarse correctamente las cosas, según la incumbencia o la competencia de las personas involucradas.

Pues eso, a los Directores represaliados, al CODEM y el CGE, a cada una de las sociedades médicas, a AME, y desgraciadamente, en este caso, a los enfermeros y a una profesión entera, a cada cual lo que le incumbe y lo que se merece.

Como ya dije en el título de este escrito: Lo cortés no quita lo valiente.

Debe la educación y así lo indica este dicho, quedar por encima de disputas y lizas, que deben aparcarse para que las personas biennacidas demuestren que lo son. Lo cual no quita que luego uno se emplee en la lid con las armas que correspondan.

Con esta frase se indica que la norma de educación cumplida no quita que luego se dispute con ganas y al revés, que haberse empleado no quita luego ser cortés.

20140624-233540-84940997.jpg

Anuncios