El DIA SIGUIENTE AL DIA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERÍA

Por una enfermería unida, preparada, digna y transparente.

Pues bien, paso nuestro Gran Día, el día de la profesión enfermera, el día en el algunos hicimos balance: de dónde venimos, a dónde vamos , dónde queremos ir o a dónde nos llevan……

Pero, ¿ tenemos algo que celebrar?, ¿la situación de la enfermería española en general, y madrileña en particular, es mejor que la del pasado 12 de Mayo?.

Lamentablemente parece que no. Todos tenemos algún compañero o amigo enfermero que ha tenido que coger la maleta, al igual que los más de 1.000 enfermeros que en el último año 2013, han tenido que salir en busca de una oportunidad laboral en otro país.

Ironías de la vida, la profesión de “enfermero” es considerada como una ocupación de difícil cobertura en nuestro país, según el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE).

¿Y qué han hecho nuestros representantes durante este último año para ayudar a nuestra profesión?:

A nuestro “presidente” del Consejo General de Enfermería (CGE), D. Máximo González Jurado, parece que se le acabó el chollo de visitar el Caribe, a todo lujo con cargo al presupuesto del CGE, tras aparecer presuntas relaciones con dirigentes del Partido Popular (PP) en el sumario de la trama Gürtel. Ya tiene algo para defender, después de tantos años dedicados a beneficiarse de los demás.

La enfermería no esta dormida, observa en el silencio, y aunque esta noticia, y la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que declara ilegal la ocupación de su cargo desde 2010, no nos basta para exigir un profundo cambio en nuestras instituciones, no olvidamos; es un sentir común que tarde o temprano, tendrá que responder ante nosotros.

El sindicato de enfermería SATSE, junto al CGE, firmaron el “Pacto por la Sostenibilidad y la Calidad del Sistema Nacional de Salud” en representación de todos los profesionales de enfermería de España, olvidando preguntar antes a sus colegiados y sindicados. A las enfermeras y enfermeros que trabajamos, se nos exige aún más esfuerzos, y se da un voto legitimo, haciendo uso de la “marca” enfermería, a la entrada de la privatización de la salud por unos compromisos que el gobierno del PP se niega a cumplir, una vez más.

En Madrid, nuestro colegio presidido por D. Pedro Bejarano Soleto continúa haciendo gala de su calidad democrática y se niega a mostrar, una vez más, a sus colegiados unas cuentas desglosadas y transparentes. ¿Nos sorprenderán los conceptos de las próximas cuentas que se verán obligados a hacer públicos tras la aprobación Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno?.

Y nuestros políticos, ¿muestran algún atisbo de interés por nuestra profesión?

Parece que, aunque en los últimos meses ha habido grandes celebraciones por la paralización judicial del concurso de privatización de 6 hospitales de la Comunidad de Madrid, no es oro todo lo que reluce. Se sigue improvisando en la gestión, en los riesgos, en los presupuestos y en el papel de la enfermería en todo esto.

¿Y nosotros/as?

Tras este paisaje aparentemente desolador para la enfermería española, quizá tendríamos que plantearnos que este 12 de Mayo en vez de dedicar el tiempo a ciertas celebraciones institucionales, marquemos el 12+1 de mayo como el punto y seguido que guíe el gran cambio que ya ha empezado. El inmovilismo como colectivo y la fractura entre profesión e instituciones representativas debe motivarnos para promover nuevas formas de ver, sentir y practicar la profesión enfermera. Ha llegado la hora de implicarnos todos y todas.

Desde la Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) trabajamos para compartir y promover nuevas ideas e iniciativas. Por una enfermería “rebelde” con causa, unida para conseguir un colectivo implicado con la profesión y la sociedad que nos rodea, preparado y transparente. Un colectivo unido para actuar como líder en nuestro sistema sanitario público, que genere el cambio social que reclaman nuestra ciudadanía.

20140513-034619.jpg

Anuncios