Antes de poner en marcha un plan, cualquiera que sea su tipo, hay que detenerse en primer lugar para ver cual es el punto de partida del mismo y estudiar si existen verdaderos motivos para emprenderlo.

Todo esto parece que no se ha tenido para nada en cuenta si nos fijamos en la manera de proceder del actual gobierno con nuestro actual sistema sanitario público.

Existen distintos criterios para medir la eficiencia de un sistema sanitario (esperanza de vida, coste relativo y absoluto…) y poder considerar en que momento es necesario establecer mejoras en el mismo.

El documento adjunto ha sido elaborado por una prestigiosa agencia de información especializada en estos temas, y el resultado no deja lugar a la duda, situando al sistema sanitario español como el más eficiente de toda Europa y el 5º mejor en todo el mundo.

Quienes vivimos haciendo uso del mismo disfrutamos de una de las mayores esperanzas de vida, y a la vez tiene un coste muy reducido, tan solo hemos de compararlo con el del resto de países que hay en nuestro entorno y observaremos la diferencia.

Si todo esto es así, nos preguntaremos, ¿cuáles son las razones que han llevado al ejecutivo ha iniciar el actual plan de reformas en la sanidad pública?

A lo cual tenemos que comenzar respondiendo que dichas razones no han estado basadas para nada en criterios de eficiencia sanitaria, los datos recogidos avalan la gran calidad que ofrece nuestro sistema sanitario y su reducido coste.

Esto nos hace darnos cuenta de que existen verdaderas razones con mucho mayor peso que las anteriores. Si nos ponemos a buscarlas, lo primero que tendríamos que analizar es que supone para cada uno de los implicados el actual cambio de modelo sanitario.

La primera novedad con la que nos encontramos es la entrada de la empresa privada dentro de la sanidad pública, algo inédito hasta el momento actual y que genera muchas dudas…

El mismo dinero recaudado que anteriormente iba destinado al gasto sanitario gestionado por el estado, ahora es entregado íntegramente a una empresa privada con ánimo de lucro para que decida por sí misma como gestionarlo (cumpliendo un mínimo de requisitos).

El principio que rige a cualquier empresa privada es el aumento del margen de beneficio a repartir entre todos sus participantes, lo que quiere decir que escatimarán en gasto lo que esté permitido, por tanto estará vetada cualquier subida en la calidad de los servicios prestados que vaya en contra de este principio. A la vez, trabajarán coordinando todas sus acciones entre las distintas clínicas de que dispongan, estudiando la manera de tener que tratar solo a los pacientes que requieran tratamientos de menor coste y conseguir que los casos más complicados acaben yendo a parar a los grandes hospitales públicos, con coste ajeno.

Y por aquí ya no puede escapar inmune el gobierno, cada uno de los beneficiarios de las empresa privadas tienen nombre y apellidos, y es demasiada casualidad la enorme cantidad personas vinculadas a las listas del gobierno, política o familiarmente, que nos encontramos si nos ponemos a la leer las listas de participantes en todas las empresas privadas que se están introduciendo en el actual sistema sanitario público.

Por tanto, podemos ver claramente el actual plan de sostenibilidad a que nos quieren someter consiste tan solo en un negocio para unos pocos, pretendiendo que sea pagado por todos nosotros. En ningún momento se han parado ni siquiera a pensar si puede tener algún tipo de beneficio para el conjunto de la ciudadanía, eso no tiene ningún valor para los promotores del tan nombrado plan.

Descarga:España Quinto mejor sistema sanitario

TEXTO ORIGINAL.

http://t.vozpopuli.com

http://www.radiocable.com/bloomberg-sanidad-esp-eficiente555.html

Anuncios