AME quiere expresar su rechazo al pacto por la sanidad que han firmado el CGE y el sindicato SATSE con el Ministerio de Sanidad por varios motivos:

1ºEn este pacto no se defiende una asistencia sanitaria y de gestión pública, puesto que en ningún momento se posicionan en contra de la gestión privada de la sanidad.

2ºLa asistencia sanitaria pública no es universal desde el RDL 16/2012. Este pacto reafirma las políticas insolidarias y deshumanizadas del PP, ya que habla de personas que no disponen de tarjeta sanitaria y sólo dos días después, el gobierno publica en el BOE lo gratuita que es la asistencia sanitaria para algunos 1

3ºLa asistencia sanitaria en España nunca ha sido gratuita, sí eficiente, aunque los políticos se empeñen en olvidarlo. Sin embargo con los últimos copagos aprobados y los futuros que están por llegar, cada vez nuestra sanidad será menos “gratuita”. Por lo tanto ¿qué es lo que nos quieren vender a los profesionales y a los ciudadanos?.

4ºEste pacto reconoce que la asistencia sanitaria está financiada con impuestos, pero habla de “asegurados” .¿Acaso alguien cuyos ingresos sin trabajar son mayores de 100.000 euros anuales no paga impuestos?, ¿por qué entonces no tiene derecho a la asistencia sanitaria?, ¿acaso no paga todo el mundo el IVA correspondiente a lo que consume?.

5ºQueremos recordar, por si alguien aún no lo tiene claro, que los pagos que se realizan a la Seguridad Social, tanto por parte de los trabajadores, como por las empresas, no se dedican a la asistencia sanitaria, sino a las pensiones. Por lo tanto, si la sanidad se financia exclusivamente de impuestos ¿por qué distinguir entre “asegurados” y “no asegurados”?.

6ºEste pacto, tiene muchas palabras bonitas y vacías, pocas acciones concretas y en realidad, creemos que su único cometido ha sido conseguir una foto, beneficiosa para el Sr. Rajoy, que al día siguiente tenía que hacer el examen de fin de curso sobre la corrupción. A cambio, el CGE y el SATSE firmando ese pacto consiguen poder, influencia y beneficios económicos a costa de la enfermería. Acreditación, competencia, cursos, diplomas avanzados y concursos extraordinarios,nos dibuja un futuro incierto no exento del animo de lucro. El tiempo y sus acciones pone a cada uno en su lugar y vuestro tiempo va siendo demasiado largo. Lástima para el gobierno, la ministra y el presidente del CGE, que ya no puedan pasar desapercibidas sus implicaciones corruptas, como demuestra esta noticia:Rajoy se fotografía ‘arropado’ por la Gürtel

7ºNo es de extrañar las declaraciones y el apoyo de Máximo González Jurado a la ministra, ya que en su tiempo, cuando más vapuleada estaba su reputación con la trama Gurtel, el PP le dio su apoyo y miro hacia otro lado. En esta ocasión Maximo ha rendido pleitesia y de este modo reafrima su “lealtad”.

En su momento AME ya destaco la jugada de Maximo con la OMC y sus 85 propuestas de médicos y enfermeras, basadas en un estudio “independiente” en el que se pretendía dar legitimidad a parte de las estrategias en materia de sanidad del PP.3 4

La ministra Ana Mato fue la encargada de “desmontar la marea blanca”, consiguiendo incluso que la Alianza General de Pacientes le diera una medalla, siendo la ministra que más ha recortado la asistencia sanitaria.5.Algo que a todos los profesionales nos sorprendió hasta que vimos quien formaba parte de su comité directivo.6

8ºNo queremos dejar de lado al SATSE, firmante del pacto por la sanidad con la Sra. ministra, y también se merece los honores. Tan bien se llevan SATSE y el CGE, que en un primer momento se tuvieron que reunir con la ministra por separado, hasta que pensaron que dado que se hablaba de “pacto” no quedaba bien esta desunión mediatica, decidiendo en un segundo tiempo tragarse el orgullo y acudir unidos. Hecho que por muchos compañeros fue recibido con esperanza, no así por AME que desconfió desde el primer momento:7

No entendemos como el sindicato SATSE, con la que tiene montada en la Comunidad de Madrid, habiendo sido convocante de muchos días de huelga en esta comunidad, colaborando como está en muchas de las movilizaciones de la marea blanca, en contra de la privatización de los hospitales madrileños y los centros de salud, es capaz de firmar un pacto con la ministra y el gobierno que firmó el RDL que supuso la pérdida de la asistencia sanitaria a muchas personas, que ha aumentado los copagos, que criminaliza a los pacientes crónicos, que disminuye la salud de aquellos que menos medios tienen y en el que no se rechace explícitamente la gestión privada de hospitales públicos y centros de salud. No lo entendemos, porque tanto el CGE como SATSE saben que la privatización supone la pérdida de muchos puestos de trabajo para los enfermeros, peores condiciones laborales, una disminución de la calidad asistencial y un enriquecimiento de terceros a costa de dinero público sin que por ello suponga un ahorro en los presupuestos sanitarios.

9ºPor lo tanto, estamos convencidos de que tanto CGE como SATSE y sus directivos, no defienden tanto los intereses de los enfermeros, como los intereses de los organismos que representan y quien sabe si tienen algún que otro interés personal oculto en las múltiples sociedades, ONG, fundaciones, etc., creadas y extinguidas a partir de éstos y a lo largo de todo el tiempo que sus dirigentes llevan al frente de CGE y SATSE: Máximo González Jurado desde 1987 y Victor Aznar desde 1986. Dos días, como aquel que dice, o toda una vida, según se mire.

20130806-181244.jpg

Anuncios