20130512-202058.jpg

Cuando a la Asociación Madrileña de Enfermería, asociación de reciente creación, que tiene como uno de sus principales objetivos la defensa de una sanidad pública y universal, nos hablaron del proyecto de llevar a cabo esta Consulta Ciudadana para la sanidad, enseguida supimos que esta Consulta tenía que ser una realidad.

Creemos, que una mayoría absoluta irreal, aunque legal, obtenida con un millón y medio de votos y con un programa electoral en el que no aparecían las intenciones de entregar la salud de los ciudadanos a empresas con ánimo de lucro, no debe ser utilizada para terminar de completar un plan perfectamente premeditado desde hace años.

Desde la aprobación de la Ley 15/97 al calor de la cual se comenzaron a crear empresas que vieron en esta ley un futuro negocio con la sanidad, pasando por la construcción de los nuevos hospitales con dinero público, pero ya introduciendo en parte de su gestión a empresas privadas y ahora, el último golpe de tuerca, que pretende entregar la salud de los ciudadanos a empresas privadas con ánimo de lucro y opacas en sus financiaciones e inversiones, bajo la excusa del ahorro no demostrado, nos hace pensar que este cambio de modelo sanitario es más una cuestión de ideología e intereses empresariales y particulares, no es una cuestión de necesidad y por supuesto, no debe ser llevado a cabo al margen de la opinión de los ciudadanos.

Nuestro sistema público de salud ha sido eficaz, de calidad y económico, y por lo tanto, sostenible; ningún país ha podido demostrar que la gestión privada de la sanidad sea más económica y rentable para las administraciones públicas.

El personal de enfermería como profesión cualificada y regulada, sabemos que el aumento del nivel de salud de la población, la prevención en todos los niveles de atención sanitaria, la detección precoz de enfermedades y la educación sanitaria impartida en todos los niveles de atención socio-sanitaria, es la mejor forma de ahorrar, además de suponer una disminución de los incidentes relacionado con la seguridad de los pacientes y en definitiva de la población. Este nivel de salud de la población alcanzado durante los últimos años, como consecuencia de un sistema sanitario eficaz y valorado en todo el mundo como uno de los mejores y más económicos, está siendo amenazado, no sólo por los recortes sanitarios que se están llevando a cabo en nuestro país, sino también por los recortes sociales y económicos que se están cebando con las personas más débiles de la sociedad. El RDL 16/12, no sólo ha dejado sin asistencia sanitaria a inmigrantes sin papeles, sino que deja fuera del sistema sanitario a muchos otros ciudadanos, que están pasando ahora por sus peores momentos, y además, se les limita su derecho a la asistencia sanitaria con el consiguiente riesgo para la salud pública de toda la población.

Las enfermeras, como personal sanitario, debemos defender la salud de la población en todos sus aspectos, pero sobre todo, creemos que los ciudadanos deben/debemos expresar nuestra opinión sobre algo tan importante para ellos como es la salud, la de sus hijos y la de nuestros hijos, la salud de nuestra sociedad, y no debemos consentir que nuestra salud dependa de que suba o baje la bolsa o de que algún inversor se equivoque o no en qué activos tiene que invertir.

Hoy, queremos dar las gracias a todos los que han hecho posible esta consulta ciudadana y a todas y a cada una de las personas que han colaborado y participado en ella.

Fdo: comisión gestora

Anuncios