El CGE quiere saber la opinión de los enfermeros

La Organización Colegial de enfermería a fecha 22 de Marzo de 2013, “considera indispensable” conocer la opinión de los enfermeros sobre los procesos de privatización de Hospitales y Centros de Salud en determinadas Comunidades Autónomas. Y para ello, decide encargar a una empresa “Análisis e Investigación” un estudio que consiste en la realización de una encuesta.

El CGE, como él mismo define en su página web “… es el órgano integrador de los profesionales de enfermería a los que aglutina en un grupo comprometido con la salud y el bienestar de los ciudadanos. Con este fin promueve el avance del ejercicio de la enfermería hacia la calidad y la excelencia profesional, basados en criterios de ética, evidencia científica, autonomía y responsabilidad profesional” .

El CGE: ¿no ha querido saber la opinión de los enfermeros cuando se implantó el copago de medicamentos a los ciudadanos con unos tramos de renta completamente injustos?, ¿no ha querido saber nuestra opinión cuando se suprimió la universalidad de la asistencia sanitaria?, ¿cuando se limitó la asistencia sanitaria a los mayores de 26 años?, ¿cuando se implantó el euro por receta en Madrid o en Cataluña?, ¿acaso no somos un grupo comprometido con la salud y el bienestar de los ciudadanos, como dice en su definición?, ¿no debería haberse pronunciado, al menos, completamente en contra de dichas medidas?, ¿no tiene que ver con la ética enfermera el hecho de atender a todos los ciudadanos en igualdad de condiciones sea cual sea su origen o circunstancias sociales?

El Plan de medidas de garantía de la sostenibilidad del sistema sanitario público de la Comunidad de Madrid se dio a conocer por parte de la Consejería de Sanidad madrileña el 31 de Octubre de 2012. Tardar 5 meses en querer saber la opinión de la enfermería por parte del órgano que se supone que la integra, nos parece una tomadura de pelo, sobre todo teniendo en cuenta que la enfermería ya ha dado muestras de su opinión contraria a este plan durante estos 5 meses, para colmo, utilizando un dinero que sale de nuestras cuotas colegiales.

Si el CGE promueve el avance del ejercicio de la enfermería hacia la calidad y excelencia profesional, debería saber que la enfermería siempre va a estar a favor de dar una sanidad de calidad y esa siempre va a estar alejada de empresas que pretender ganar dinero a costa de ahorros en personal o en materiales afectando, por lo tanto, a la calidad de la asistencia que se presta a los ciudadanos. No estamos a favor de la gestión privada de ninguna parte de la sanidad, ni en operaciones de alto riesgo, ni de bajo riesgo, ni manteniendo la mayoría del personal o no, ni para determinadas pruebas sí, y para otras no. La gestión deber ser pública, porque no se puede entregar la gestión de nuestra sanidad a manos privadas, lo que no es incompatible con la colaboración público-privada en determinadas circunstancias mediante conciertos.

A los enfermeros nos sorprende, la tardanza en querer saber nuestra opinión con tanto retraso, pero también nos sorprende cuando vemos el contenido de la encuesta. Una encuesta cuyos ítems, denotan un sesgo y una intención clara; ver en qué parte o en qué porcentaje podría importarnos menos la privatización. No nos sorprende tanto si vemos que ese mismo día el Tribunal Constitucional falla a favor del CGE, negando en la Comunidad de Andalucía la libre colegiación de enfermeros y el CGE presume que es el único órgano que es capaz de decidir cuales son buenas o malas prácticas enfermeras. No nos sorprende tampoco si observamos que ese mismo día el Sr. Máximo González Jurado, presidente del CGE, ha recibido la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco “por su contribución al desarrollo de la Sanidad Militar”. No nos extraña ahora la lealtad que le ofrecía el Sr. Máximo González Jurado a la Sra. Ministra de Sanidad, Ana Mato. Nos gustaría recordarle al Sr. Máximo González que un enfermero a quien debe lealtad es a sus pacientes, y no a ningún cargo político, sea del color que sea.

Por lo tanto, queremos expresar nuestra profunda decepción con el CGE, el órgano que nos representa a todos los enfermeros españoles, porque insulta nuestra inteligencia y pretende utilizarnos para que mediante la contestación de una encuesta, pagada con nuestras cuotas, dé alas a unos políticos que pretenden descargar su parte de responsabilidad en la gestión, una gestión para la que ellos se presentaron a unas elecciones voluntariamente y para la cual fueron elegidos mediante las urnas y los votos de muchos ciudadanos.

20130325-114800.jpg

Anuncios