Las medidas de contención del gasto en materia sanitario y las falsas expectativas de ahorro que pretenden hacer creer a la población que supondrá la privatización de servicios públicos, no solo se limitan a la Comunidad de Madrid, como vemos en las noticias antes mencionadas; ¿de qué sirve que ahora el primer ministro británico pida perdón por no haber detectado antes que en el Hospital de Staffordshire se estaba primando el criterio económico? ¿cuantos gerentes de hospitales están primando su propio beneficio y promoción más que pensar en los beneficios de los pacientes y de las poblaciones a las que deben de atender desde su puesto? ¿cuando se reconocerá que se necesita más personal para que los pacientes sean bien atendidos en los servicios de urgencias de una forma que puede llegar a ser tercermundista, en un país como España considerado del primer mundo? Nuestro servicio público de salud se ha demostrado como uno de los más eficientes, de más calidad y que más barato salen a las arcas públicas, por lo tanto, AME, y el resto de asociaciones y plataformas que defienden la sanidad pública española, su universalidad, su gratuidad (sobre todo para las clases más desfavorecidas de la sociedad) y sobre todo la calidad de este servicio público de salud, no podemos consentir que se diga que el conflicto sanitario se reduce a conflictos laborales sin más; tenemos razón, sabemos que tenemos razón, es más, nuestros gobernantes saben que tenemos razón y esa es nuestra fuerza.
Anuncios